Filipinas para mochileros

El día 11 de abril del 2016 aterrizamos en Filipinas con un mes entero por delante para descubrir el país.

Una breve pincelada

Filipinas es un punto y aparte en Asia. Nos sentimos como si acabásemos de llegar a un país de latinoamérica: ya no había monjes, ni templos, ni budas… En su lugar había iglesias, lugareños bendiciendo la mesa y conductores de barco santiguándose antes de iniciar un trayecto. Los tuk-tuk que tanto nos gustan habían sido reemplazados por triciclos.

sunset siquijorFilipinas es un paraíso al que hay que ir encontrando su encanto poco a poco. Regala playas paradisíacas, atardeceres de ensueño, paisajes increíbles, cascadas escondidas, islas rodeadas de leyendas, terrazas de arroz de verde intenso, corales preciosos, tiburones y tortugas con quienes nadar, volcanes perfectos… Todo ello se mezcla con una tranquilidad que acompaña a los horarios, en que es mejor no andar con prisas; con una comida que no es muy variada, copiosa o sabrosa; con tasas que hay que pagar cada vez que entras y/o sales de una isla por mar o aire; con el incesante intento de algunas personas en cobrarte el doble o incluso más de lo que valen las cosas; del humor no siempre amable que desprenden algunos filipinos frente al viajero.

Todas estas cosas, y algunas más, son las que hacen real y humano el paraíso. Son las que si rascas un poco, hacen que descubras que lo idílico no solo coexiste a base de playas de arena blanca y aguas turquesas, sino que la realidad de lo que uno encuentra (siempre que se quiera ver, también hay la opción de quedarse relajado en la hamaca del hotel) es mucho más compleja, interesante y profunda.

Algo común en Filipinas fueron los gallos y el karaoke. Estos elementos nos parecieron muy latentes por todo el país:

  • Los gallos cantan, mucho, a todas horas. Los primeros días no entendíamos nada. Cacareaban a las 10 de la noche, a las 12, a las 2 de la madrugada, a las 5, a las 7 de la mañana, a las 12 del mediodía… Pronto descubrimos que no era el amanecer el momento que marcaba el canto, sino que parecía haber una anarquía en que gallos y gallinas campaban a sus anchas por todos sitios y cantaban a cualquier hora. Para que uno pueda hacerse una idea, prácticamente todo ciudadano filipino tiene un gallo -cantando- en su patio.
  • El karaoke es otro particular en el país. Y no es que nos falte experiencia en otros países donde adoran el canturreo, como Japón o Malasia, pero lo de Filipinas es algo realmente divertido. Les gusta el karaoke tanto como para practicarlo a cualquier hora, y lo suelen hacer en locales al aire libre, por lo que se les escucha desde cualquier rincón, sobretodo si se trata de una isla pequeña. Si hay una celebración (cumpleaños, bodas, bautizos, comuniones, despedidas… todo lo que uno pueda celebrar), es totalmente imprescindible disponer de un karaoke. No hay fiesta sin karaoke (ni cerdo asado).

Visado

Actualmente, si dispones de pasaporte español, puedes entrar al país sin necesidad de tramitar un visado, ni pagar por ello, por un máximo de 30 días.

Lo más importante que debes saber es que, antes de volar a Filipinas, debes disponer de un billete de vuelta (o hacia otro país). Cuando estés en el aeropuerto para volar hacia Filipinas, te pedirán que les enseñes el vuelo de regreso, demostrando que tienes la intención de salir del país antes de que expiren los 30 días.

Si pretendes estar más de 30 días en Filipinas, tienes varias opciones:

  1. Tramitar una extensión del visado antes de viajar a Filipinas. Deberás ir a la embajada filipina  de tu ciudad/país y tramitar allí el visado
  2. Si quieres quedarte más tiempo en Filipinas, pero no quieres tramitar ningún visado ni pagar por ello, existe la opción de que salgas del país antes de los 30 días, y vuelvas a entrar posteriormente, consiguiendo así 30 días más
  3. Comprar un vuelo barato de salida de Filipinas a algún otro país (que no pretendes usar, simplemente mostrar para que te dejen entrar en Filipinas) y una vez estés en Manila, puedes tramitar la extensión de la visa (perderás el vuelo que habías comprado, pero te ahorrarás tramitar el visado de antemano, sobretodo si no dispones de embajada filipina en tu ciudad o cerca de ella)

Cuándo ir

Filipinas disfruta de un clima tropical, con dos épocas muy marcadas: la temporada seca y la temporada de lluvias:

  • La temporada seca abarca de diciembre a mayo, siendo la más recomendable para viajar al país. Durante estos meses el clima es caluroso, pero no llueve ni hay fuertes vientos o tifones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, a finales de esta temporada (abril y mayo), el agua escasea, por lo que hay alojamientos (sobretodo los de bajo presupuesto) que pueden no disponer de agua y/o electricidad.
  • La temporada de lluvias va de junio a noviembre, siendo septiembre y octubre los meses más desaconsejados para viajar por el país, puesto que es el momento proclive de huracanes y tifones.  Nos contaron que durante esta época es frecuente la cancelación de vuelos y barcos. Hay semanas en que la gente no puede salir a la calle y suspenden las clases en los colegios, debido a las inundaciones y fuertes vientos.

Precios y “regateo”

¿Disfrutas negociando el precio durante tus viajes?, ¿Te consideras bueno en el arte del regateo? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, Filipinas te encantará. Es un país abierto al regateo en alojamiento, transporte y mercados. 

Si viajas con un presupuesto bajo, Filipinas dispone de alojamiento, comida y transporte asequible, por lo que es una buena opción para viajar de mochilero. Por otro lado, si dispones de un presupuesto medio o alto, por supuesto que también encontrarás hoteles, resorts, tours y restaurantes de un nivel más elevado.

Tasas

En Filipinas hay tasas oficiales que deben pagarse cuando uno entra y/o sale a alguna de sus islas. En algunos lugares te lo harán pagar nada más llegar a la isla (en el aeropuerto o en el puerto). En otros te lo cobrarán al salir (sobretodo en los aeropuertos, donde es obligatorio pagarlo antes de pasar el control policial). Cuando nosotros salimos del país (mayo 2016) habían quitado la tasa para salir desde el aeropuerto de Cebú y el de Manila, ya que las tasas iban incluidas en el billete de avión. Sin embargo, esto puede volver a cambiar.

Otras tasas que hay que pagar son las de algunas playas. Sí, en muchas playas cobran por entrar, tanto por persona como por la moto. No suelen ser muy altas.

Templos y vestimenta

Filipinas es un país católico, y son muy creyentes. Está repleto de iglesias. No se requiere ninguna vestimenta especial para entrar.

En la playa las mujeres suelen ir en bikini, lo que no vimos fue a nadie haciendo topless. Muchos filipinos se bañan con ropa de calle. Esto suele ser normal en muchos países del sudeste asiático,  bien por religión, por costumbre o porque quieren mantener la piel lo más blanca posible.

Alojamientos y reservas

alojamiento en siquijorFilipinas dispone de una amplia oferta de alojamientos y precios. A nuestro parecer, lo más relevante es que muchos de ellos, de hecho, la gran mayoría, no están en internet (Booking, Agoda, etc.). Por lo que reservar online y anticipadamente puede ser complicado, más caro o, directamente, imposible.

Nuestra experiencia nos lleva a recomendar a viajeros con presupuesto reducido que no reserven con anticipación y que vayan directamente al lugar. Una vez allí, es fácil encontrar alojamientos disponibles y, lo mejor, con posibilidad de regatear el precio en el momento. 

Como os comentábamos, en Filipinas se regatea por todo, y en el alojamiento es donde más dinero puedes ahorrar. Un truco: si tu intención es quedarte varias noches, utilízalo como carta para el regateo, cuantas más noches te quedes mejor precio podrás conseguir. 

Comida

La comida en Filipinas, al menos a nuestro parecer, es sencilla y con porciones reducidas. A nosotros, que nos gusta comer y que le damos importancia a ello, nos pareció que la comida local era poco elaborada, repetitiva y escasa.

Lo más común son los sitios donde comen los lugareños. Se trata de pequeños comedores donde exponen una decena de cacerolas con comida casera dentro. Uno debe acercarse e ir destapando cazuela a cazuela para saber qué hay dentro y así poder elegir. Una vez has escogido (suele ser pollo o cerdo en adobo, pescado frito, calamar en salsa…) te lo sirven acompañado de una porción de arroz blanco. Suele ser una comida sencilla y no muy abundante, pero es lo más barato y autóctono. Un plato de este estilo suele costar entre 50 y 100 pesos (de 1 a 2 euros).

Si las cazuelitas no te convencen, existen otras opciones económicas en restaurantes un poco más apañados, con platos que van desde los 100 a los 200 pesos (de 2 a 4 euros). La comida también suele ser local y sencilla.

Por las tardes, una vez ha caído el sol, aparecen muchos chiringuitos ambulantes que ponen sus mesas, sillas y parrillas al aire libre, en lo que se convierte en terrazas muy agradables a la par que económicas donde cenar. Exponen la carne y te la cocinan al momento. Suele ser a base de brochetas de pollo, de cerdo y ternera. En algunos disponen también de pescado. Puedes acompañarlo de patatas y arroz blanco. Una cena de este tipo suele costar entre 2 y 4 euros por persona.

También encontramos restaurantes más turísticos, de comida internacional o de marisco y pescado fresco. Estas opciones suelen rondar de los 6 a los 12 euros por persona.

Transporte

Filipinas es un país compuesto por 7107 islas, lo que hace que para moverse de una isla a otra necesites avión o barco. Los aeropuertos principales son el de Manila, el de Cebú y el de Puerto Princesa. El de Manila es el que conecta con el resto de aeropuertos, y muchas veces es necesario pasar por la capital para hacer escala, puesto que no existen muchas opciones de vuelos directos entre unas islas y otras. El de Cebú también está bastante bien conectado y desde allí tienes opción de coger barcos a muchas de las islas de las Visayas. Las aerolíneas que operan son Cebú Pacífic y Air Asia.

barcos en filipinasLos vuelos pueden costarte entre 50 y 100 euros el trayecto. Los barcos son más económicos, pero también más lentos. Existe una compañía que hace recorridos en barco de larga distancia con precios más económicos que el avión, pero que suelen tardar muchas horas (por ejemplo, de Manila a Puerto Princesa son unas 36 horas). Los barcos de corta distancia son imprescindibles para llegar a muchas de las islas (sobretodo a las más pequeñas), donde el precio dependerá de la compañía, de la duración del trayecto y de la frecuencia de botes. Nosotros pagamos desde 100 pesos (2 euros) para llegar a la isla de Malapascua, 120 pesos (2,40 euros) para llegar a la isla de Siiquijor y hasta 300 pesos (6 euros) para llegar a Apo island.

Zonas a evitar

Al sur de Filipinas hay una zona poco segura. Se trata del mar que queda entre el norte de Borneo y el sur de Filipinas, el Mar de Joló, que abarca la isla de Mindanao, Joló y Basilán (además de otras pequeñas islas contiguas y el sur de Palawan). Existe un movimiento terrorista, separatista y yihadista, Abu Sayyaf, que lleva atentando desde 1991 con bombas, secuestros, ejecuciones y extorsión. En los últimos meses se han proclamado seguidores del Estado Islámico. A este grupo terrorista se le atribuyen entre 100.000 y 150.000 muertes desde que empezó a operar. 

En nuestro caso, teníamos la idea de cruzar desde Kudat o Sandakan hasta la isla de Palawan o la de Mindanao. Pero cuando empezamos a comentarlo con otros viajeros, nos alertaron del peligro que suponía. De hecho, solo en el mes que estuvimos en Filipinas, este grupo había realizado secuestros y había llevado a cabo la ejecución de un rehén canadiense. En los últimos tiempos ha habido un repunte en el número de secuestros y actualmente tienen a más de una veintena de personas secuestradas. 

Así que nuestro consejo es que no os arriesguéis a visitar o cruzar esta zona. Es mejor coger un vuelo, dar un poco de vuelta y pagar un poco más, que arriesgarse a cruzar un mar atestado de piratas y terroristas. Viajar es un placer, la vida es maravillosa y no es necesario ponerse en peligro cuando uno está avisado de antemano.

Filipinas en la actualidad

Filipinas se está abriendo al turismo internacional a pasos agigantados, cada año dobla el número de visitantes respecto el año anterior. Eso está haciendo que los precios, sobretodo de alojamientos y actividades, se dupliquen de una temporada a otra. Por lo que nos contaron, parece que las infraestructuras o servicios no avanzan al mismo ritmo que el incremento del precio, es decir: aunque estés pagando el doble que el mismo producto el año anterior, si no hay luz, no hay luz. Si no hay agua, no hay agua. Hay que entender que algunas partes de Filipinas aun no están preparadas para el incremento de turistas que está recibiendo en los últimos años. Y eso, por otro lado, la convierte en un lugar mágico, donde la vida aún transcurre con lo justo y necesario, haciendo que sea el viajero quien deba adaptarse a su esencia, y no al contrario.

atardecer en siquijorCreemos que los precios que os hemos comentado en los post de Filipinas, irán a la alza en las siguientes temporadas. Sin embargo, esperemos que os sirvan de guía e incluso para regatear lo mejor que podáis.

Para finalizar os diremos que Filipinas nos pareció un paraíso, un lugar precioso y único, en el que pudimos ver paisajes (sobretodo de mar) que jamás habíamos visto antes. Nuestra recomendación es que, a la mínima que puedas, te lances a la aventura y descubras Filipinas.

Por si quieres seguir leyendo:
Philippines Paradise Cada día nos parecía mejor que el anterior, cada playa más exótica, cada puesta de sol más espectacular, cada arena más blanca, cada aguas más turques...
Malapascua En el punto más septentrional de la isla de Cebú, y en pleno Mar de Bisayas, se encuentra una pequeña isla llamada Malapascua, conocida por quienes am...
Siquijor Uno de los destinos que más ilusión nos hacía de la zona de las Visayas era Siquijor. De nuevo, las recomendaciones de nuestra amiga Mònica y de otros...

3 Comments

  • Reply Ernesto 26 diciembre, 2016 at 11:32

    Buenas,

    fantastica informacion, estoy en Camboya y en breve aterrizare en Filipinas asi que ha resultado de muchisima utilidad.
    Aun estoy pendiente del vuelo de salida, y ahi va la pregunta: el visado/entrada gratuito sigue siendo de 30 dias?
    He leido en alguna pagina algo de 21 dias y me ha creado confusion.

    Mil gracias!

    • Reply darlavueltaalmundo 27 diciembre, 2016 at 22:32

      Hola Ernesto,

      Encantados de poder ayudarte con tus viajes. Siempre es un placer compartir información y experiencias entre viajeros. A nosotros nos pasó lo mismo con Filipinas, antes de llegar teníamos dudas. Nuestra experiencia: con pasaporte español te dan un visado gratuito por un máximo de 30 días. Eso sí, antes de volar a Filipinas, deberás tener un vuelo ya comprado de salida del país. Sin ello, puede ser que te denieguen la entrada a Filipinas.
      Mucha suerte y a disfrutarlo. ¡Filipinas es un país fascinante!

      Javi y Alba

  • Reply Arantxa 24 abril, 2017 at 19:47

    Hola Javi y Alba!

    Somos Arantxa y Juan de Barcelona, nos conocimos en Chiang Mai el pasado junio, mientras desayunábamos.
    Queremos deciros que vuestro blog ES APASIONANTE. Os hemos ido siguiendo bastante la pista: que bien que escribís y que chulisimos vuestros vídeos y fotos, somos vuestros fans!

    Aprovechando que en Filipinas estuvisteis bastante tiempo, queremos vuestro consejo; este año estamos planeando hacer Japón y Filipinas (en total tres semanas). Sabéis por qué Filipinas? Porque cuando os conocimos acabábais de venir de allí y nos contasteis maravillas ! y claro, al ver después vuestros vídeos, pues os podéis imaginar, el colofón final a nuestro viaje de novios tenía que ser ese (que ahora pienso, si alguna vez os casáis, qué destino os queda?jaja).
    Nos gustaría saber que islita/s nos recomendáis visitar, contad que tendremos unos 7 días los 12/15 restantes estaremos en Japón, Filipinas lo haremos al final.

    Ya nos diréis cuando podáis, nos vamos el 17 de junio. Estamos organizando todo ahora.

    Muchísimas gracias por compartir toda esta información, felicitaros de todo corazón por el grandísimo trabajo que habéis hecho. No sabéis también la envidia que nos dais de poder cumplir un sueño así!

    Saludos,

    Arantxa y Juan

  • Leave a Reply