Laos para mochileros

Laos es uno de los países más pequeños y menos desarrollados del sudeste asiático que guarda joyas como Luang Prabang, Vang Vieng, las 4000 islas o su capital, Vientiane. Además, es un destino ideal para mochileros y para presupuestos bajos. De todos los países en los que hemos estado alrededor del mundo, Laos es, sin duda, uno de los más baratos, a la par que uno de los más fascinantes y genuinos.

Conocido también como el país del millón de elefantes, nos cuentan que, actualmente, hay muchos menos. Sin embargo, sigue siendo tierra de elefantes y un buen lugar donde tener una experiencia con estos animales. Una recomendación es que os aseguréis que la visita o la estancia en un campamento de elefantes, la hacéis con una empresa responsable, que no se dedique al maltrato o extorsión, sino al contrario, al cuidado y recuperación.

Laos se nos presentó como un país poco turístico, sobretodo desde la capital hacia el sur, donde son pocos los viajeros que se aventuran a recorrer sus tierras. De esta forma es fácil ser el único extranjero paseando por una aldea, bañándose en una cascada, caminando por la montaña, comiendo en un chiringuito callejero, fotografiando un monumento o comprando en el mercado. Solo en la zona norte, sobretodo en Vang Vieng y Luang Prabang, encontramos más turistas que, frecuentemente, visitan estas dos ciudades con un salto desde Tailandia o Vietnam. Aún y así, tanto Vang Vieng como Luang Prabang nos parecieron preciosas, cada una con su estilo. De sur a norte, Laos se convirtió en uno de nuestros países preferidos del sureste Asiático y, del mundo.

Cuándo ir

Laos tiene un clima tropical monzónico, aunque varía en función de la zona del país, debido a la altitud. Se pueden diferenciar 3 épocas: la estación de lluvias (de mayo a octubre),  la temporada fresca y seca (de noviembre a febrero), y la estación calurosa y seca (marzo y abril).

La mejor época para visitar Laos es en la estación fresca y seca, de noviembre a febrero, justo después de la época de lluvias. El país está exuberante y los ríos bajan con gran caudal. Es una buena época para evitar las lluvias y el calor sofocante. Eso sí, es también el momento en que llegan más turistas, debido a que es el ideal para practicar muchas de las actividades, como el descenso en kayak, caminatas por la montaña sin tanto lodo, facilidad con el transporte fluvial y visitas a espectaculares cascadas.

Durante la estación seca y húmeda, marzo y abril, el calor va en aumento, pudiendo alcanzar los 40º. El caudal de los ríos empieza a disminuir y la atmósfera puede estar cargada de humo. Esto es debido al sistema de cultivo rotatorio que usan algunos campesinos, en el que arrasan grandes áreas de bosques y queman los restos de vegetación para una mejora de la fertilidad de la tierra y así plantar un nuevo cultivo de arroz. Con este sistema el aire se carga de humo y es frecuente que el día acabe tapándose.

En mayo llega la época de lluvias, conocida como el monzón, que se alarga hasta octubre. El clima es húmedo y pegajoso, con sensación de bochorno. Llueve frecuentemente, aunque no cada día. Y lo hace durante unas horas, más que de manera continua. Normalmente, las zonas de más altitud reciben más lluvias, como el ‘Bolaven Plateau’, al sur del país. Hay que tener en cuenta que durante esta temporada, las grandes lluvias dificultan los desplazamientos en transporte terrestre, algunos puentes rudimentarios caen, y hay desprendimientos de tierra. Lo bueno es que, debido al aumento del caudal del río, es la mejor época para navegar por el Mekong.

Alojamiento

Se trata de un país en vías de desarrollo (China está ayudando -y mucho- en este aspecto), por lo que la mayoría de los alojamientos (especialmente los económicos) están más habituados al pasante que al mundo on-line. Es decir, puedes conseguir mejores tarifas in situ que por internet. Aunque si te gusta ser previsor y tenerlo todo reservado de antemano, hay muchos hoteles y hostels por Internet. Pero si te va la aventura, prefieres escoger alojamiento una vez llegues a tu destino, y ahorrarte un dinero, posiblemente obtendrás mejor precio en el momento. Con el añadido del regateo, totalmente aceptado. Un ejemplo, por internet vimos hoteles a 50€ la noche en habitación doble para dos, y los acabamos consiguiendo a 13€ presentándonos allí mismo (sobretodo en Vang Vieng y en Luang Prabang).

El alojamiento es más económico al sur del país y en los poblados más remotos. La capital, Vientiane, es ligeramente más cara, pero también dispone de hoteles céntricos que ofrecen habitaciones dobles desde 14 o 15 euros la noche para dos personas, u hostels desde 5 euros por persona en habitación compartida. Vang Vieng despliega una oferta en la que encontrarás de todo y para todos los gustos. Alojamiento muy económico, hoteles de gama media y alguno más grande con más comodidades. Los mejores hoteles de Laos están en Luang Prabang. Los hoteles boutique con encanto son la perla de la ciudad. Para presupuestos más holgados, pero muy bien invertidos.

En resumen, podemos decir que en Laos hay oferta de alojamiento bueno, bonito y barato. De sur a norte hay hostels con precios desde 5 euros la noche por persona en habitación compartida, y hoteles muy apañados desde 12 euros la noche para dos personas en habitación doble privada con baño y aire acondicionado. Realmente low cost.

Alojamientos en los que hemos estado y recomendamos:

Estos precios los conseguimos yendo directamente a los alojamientos, preguntando y regateando un poco el precio inicial que nos daban. Mirando por internet, los encontramos por el triple, o más, del precio que pagamos.

Comida

La cocina laosiana es bastante sencilla, pero gracias a la influencia de algunos de sus países vecinos (China, Tailandia y Vietnam) su gastronomía se abre para ofrecernos delicias que iremos descubriendo a medida que recorramos el país. Además, una grata sorpresa fue el legado que dejó el paso de los franceses en el siglo XIX, pues es fácil encontrar pan de baguette e incluso delicias como un “pain au chocolate”. Esto, que parece tan común cuando uno está en casa, se convierte en una maravilla cuando llevas meses viajando por Asia y el pan que conocemos es prácticamente inexistente. Un respiro a tanto arroz y noodles es como un oasis.

El acompañamiento por excelencia que nunca faltará en una mesa laosiana es el ‘sticky rice’, el arroz glutinoso. Se trata de arroz blanco cocinado de manera que queda totalmente compacto. Se come con la mano y en algunos lugares del país lo usan como cuchara. Es decir, toman un pedazo de arroz glutinoso entre los dedos, y usándolo a modo de cuchara se hacen con otro alimento a su vez, como verduras o pescado a la parrilla.

Las hierbas y verduras también están presentes en todos los platos laosianos. Así como el picante, que es un sabor básico. Por lo que si no te gusta, intenta avisarlo siempre antes de pedir (no spicy, please).

Os dejamos algunos de los platos típicos:

  1. Larb o Lamp: es el plato más típico de Laos. Es una especie de ensalada e incluso puede recordar al ceviche, a base de carne picada cocida en jugo de lima, salsa de pescado, cebolla y cilantro. Sin faltar un toque picante
  2. Tam Mak Hung: conocida también como ‘papaya salad’. Es una ensalada de papaya verde rallada con ajo, guindilla, tomate, jugo de lima, cacahuete, azúcar, sal y salsa de pescado. Es muy parecida a la tailandesa, pero un poco menos picante
  3. Pho: se trata de una sopa de noodles con vísceras y carne de ternera
  4. Soon Moh: son salchichas laosianas que, debido a la fermentación de la carne de cerdo, tiene un sabor un poco agrio. Normalmente va especiado con picante, jengibre y cilantro
  5. Mok Pa: pescado hervido en hoja de plátano y cocinado con ajos, lima y pimientos
  6. Khua Khao: arroz frito estilo laosiano, el cual incluye ajo, berenjena, cebolla, brotes de bambú, setas y salsa soja
  7. Khao Poon: sopa de arroz mezclada con verduras que los laosianos suelen comer como desayuno. Aunque la puedes encontrar a cualquier hora del día
  8. Khao Jee: como os comentábamos, la influencia francesa ha dejado un fuerte legado de pan. Esto ha derivado a que uno de los platos más conocidos sea un simple bocadillo, eso sí, los preparan con todo tipo de combinaciones y mezclas

La comida en Laos es muy económica, siempre y cuando te decantes por restaurantes o chiringuitos locales. Los precios de las sopas, arroces, noodles con verduras, brochetas de pollo… suelen rondar entre los 10000 y los 15000 kips (1,20-1,75€). Es fácil encontrar sopas por precios algo más económicos.

Eso sí, a la que pises una cafetería de estilo occidental o un restaurante de comida internacional, los precios aumentan al doble.

Algo que nos funciona muy bien y hemos aprendido viajando y observando, es distinguir un buen restaurante local de uno malo: donde hay gente (como dice el refrán: ¿donde va la gente? donde va Vicente). Así que, para la comida autóctona nos fiamos mucho de los locales concurridos.  

Para comida local, café y algo más internacional, nuestras recomendaciones:

  • Cafe eh eh (Vang Vieng) uno de los mejores cafés que hemos tomado en toda la vuelta al mundo
  • Lao Kitchen (Vientiane) cocina laosiana con toques internacionales, excelente calidad a buen precio
  • Daolin Restaurant Café (Pakse) cocina laosiana con platos abundantes, nuestro favorito en Pakse
  • Vida Bakery Cafe (Pakse) cafetería con fines educativos, pues los alumnos de la escuela colindante sirven los cafés, pastas y sandwiches a fin de poner en práctica su inglés y aprender un oficio
  • Joma Bakery Café cadena de cafés y baggels en Vientiane y Luang Prabang
  • Le Banneton (Luang Prabang) panadería estilo francesa, con el mejor pan y croissanes de todo Laos
  • Mercado nocturno (Luang Prabang) comida local a base de ensaladas, parrilla de carnes y pescados y buffet de arroces, noodles… Comida rica y muy económica

Dinero

Hay cajeros automáticos en  las principales ciudades: Vientiane, Luang Prabang, Vang Vieng, Pakse… Eso sí, si prevés visitar alguna de las islas de ‘Four Thousand islands’ o los poblados remotos de la “Boulevan Plateau”, cuenta con llevar suficiente dinero en efectivo, pues por aquellos lares no hay donde sacar dinero.

Por otro lado, casi todas las cosas que pagarás (alojamiento, restaurantes, actividades, transportes…) será en efectivo, ya que en muy pocos lugares aceptan tarjetas de crédito debido a las altas comisiones que tienen que pagar los establecimientos y tiendas.

Seguridad
Como muchos otros países del Sureste Asiático, Laos es un país muy seguro y tranquilo, incluso la capital, Vientiane, donde cada cual circula a su antojo. Por lo que no debes tener ningún problema. Simplemente, como harías en otros lugares del mundo e incluso en tu propia ciudad, si ves algo extraño aléjate lo antes posible de donde estés. Siempre resulta útil preguntar a alguna persona local por dónde es mejor moverse y qué es mejor evitar.

Visado

Para acceder a Laos, se debe tramitar y pagar un visado de entrada, tanto si es por aire como si es por tierra.

La forma más rápida y fácil de conseguir el visado para Laos es hacerlo a la llegada, llamado “visa on arrival” y cuenta con una validez de 30 días de estancia en el país.

No es necesario realizar ningún trámite previo, ni disponer de una carta de invitación. Eso sí, debes llevar una serie de documentos para obtener el visado on arrival para Laos, que te serán requeridos por las autoridades laosianas:

  • Formulario de solicitud de visado: te lo entregan en la misma frontera
  • 1 fotografía de carnet (en algunos puestos fronterizos exigen 2)
  • Pasaporte con una vigencia mínima de 6 meses y, al menos, 1 página en blanco
  • Pago de tasas en efectivo y en dólares americanos. También se aceptan euros y baht tailandeses
  • Formulario de inmigración: os lo entregarán durante el vuelo o en la misma frontera. Consta de 2 hojas, una de entrada y otra de salida del país. La hoja de salida hay que conservarla hasta que os marchéis de Laos. Esto es común en muchos países.

Las tasas se pagan en efectivo directamente a las autoridades. Varían en función de la nacionalidad del pasaporte, la frontera por la que entras y la hora de llegada. Actualmente, el precio oficial es de 35 dólares con pasaporte español.

A pesar de este coste oficial, es bastante corriente que las autoridades exijan pagos extras, como 5 dólares en caso de no disponer de fotografía, 1 dólar por tasa de nocturnidad, 5 dólares por llegar en fin de semana…

Nuestra experiencia confirma esta serie de ‘triquiñuelas’. Al cruzar en autobús por el paso fronterizo sur, entre Camboya y Laos, tuvimos que abonar 40 dólares en total: 35 dólares por el visado, 1 dólar extra de tasas (nunca nos dijeron qué tipo de tasa), 2 dólares por el sello de salida de Camboya y 2 dólares más por el sello de entrada a Laos (¿cuándo han cobrado por sellar un pasaporte?). Así que estar preparados porque este tipo de práctica resulta frecuente. 

Transporte

Para moverse por Laos existen diversas opciones entre las que escoger en función del recorrido y necesidades en cada momento:

  1. Autocar: para traslados de larga distancia. Se suelen usar desde el sur del país hasta la capital (de Pakse a Vientiane, por ejemplo), con una media de 10 a 12 horas. Nosotros hemos utilizado este transporte por la noche, así mientras viajas ahorras tiempo y una noche de hotel 
  2. Furgoneta: suele usarse para recorridos de media distancia, de 3 a 7 horas. Con una capacidad de 10 a 12 personas. Muy común para trayectos de Vientiane hacia el norte, como a Vang Vieng o Luang Prabang. También se suelen usar para los cruces fronterizos por tierra
  3. Tuk tuk: para recorridos dentro de las ciudades y pueblos. Todo un clásico del sureste Asiático. Rápidos, cómodos y baratos. Hay que negociar el precio antes de subir. Existe una especie de tuk tuk con capacidad hasta para 6 personas, ideal para compartir entre varia gente y así ahorrar. Se suele usar para trayectos entre las estaciones de autobuses hasta el centro de la ciudad o para ir en grupo a algún lugar turístico, como las cascadas Tat Kuang Si, en Luang Prabang.
  4. Moto: sin duda, nuestro transporte favorito en Asia. Muy útil para visitar los alrededores de las ciudades y pueblos, perderse por la naturaleza, llegar hasta lugares remotos o hacer una ruta de varios días. En nuestro caso la alquilamos en dos ocasiones, en Pakse durante 4 días para hacer el looping de ‘Bolaven Plateau’ y en Vang Vieng para visitar cuevas y cascadas que quedaban a más de 30 kilómetros. Es muy fácil alquilar moto, solo necesitáis dejar un depósito o el pasaporte y pagar la moto (que suele costar unos 50000 kip al día, 5,5 euros). No suelen pedir ningún permiso de conducir.
  5. Bicicleta: muy agradable para recorrer ciudades, pueblos y sus alrededores. Nosotros la alquilamos en la isla de Don Khong (una de las ‘Four Thousand Islands’), en Vang Vieng y en Luang Prabang. El precio medio suele ser de 10000 kip al día (1,20€).
  6. Barca/barco: necesario para acceder a algunos lugares como las islas de ‘Four Thousand Islands’. Solo hay acceso con barca. Otro lugar solo accesible por río, son las cuevas Pak Ou, en Luang Prabang. Además, es toda una gozada navegar por el Mekong en un barco tradicional. De hecho, existe la opción de hacer una travesía de varios días, durmiendo en el barco.

Religión

La religión predominante en Laos es la budista de corriente Theravada, que convive con la animista, más practicada entre las tribus que habitan las montañas. Las creencias y prácticas religiosas están muy latentes en Laos, pudiendo ver muestra de ello entre sus gentes a diario. Las ciudades y pueblos laosianos albergan una gran cantidad de templos y monasterios, visitados constantemente por la población local, y muy presentes durante la celebración de las principales festividades religiosas. Es común cruzarse con algunos monjes, sobretodo al amanecer, cuando monjes y novicios salen de sus monasterios, a pies descalzos y vistiendo sus túnicas naranjas, a fin de recorrer las calles cercanas al templo y recolectar las ofrendas de comida que los fieles les entregan.

Por si quieres seguir leyendo:
Luang Prabang Algunos la llaman “la joya del sudeste asiático”, otros le otorgan el título de “capital del reino del Millón de Elefantes” y hay quien se aventura a ...
Vang Vieng Las aguas del río Nam Song fluyen entre montañas kársticas, campos de arroz extendiéndose hasta donde la mirada llega, animales pastando con tranquili...
Between Cambodia and Laos Caminamos entre los templos y las raíces de Angkor, pedaleamos bajo el sol abrasador de Siem Reap, divisamos delfines de río en Kratie, nos bañamos en...

2 Comments

  • Reply Helena. 24 enero, 2017 at 14:37

    Como siempre muy bien explicado, la verdad que dais una idea muy real de lo que son estos países tan exóticos!
    Fotos preciosas! Felicidades!

  • Reply Ana 25 enero, 2017 at 21:39

    Bien! Iremos… siempre que os leo me convencéis.
    Me encanta la foto de las niñas en la ventana, es una preciosidad.

  • Leave a Reply