Las 4000 islas

Hay lugares en el mundo que pasan desapercibidos, quedando a la sombra de aquellos que son anunciados como “paraísos”. Y no es hasta que uno va acercándose a esos parajes cuando empieza a oír historias de otros viajeros que comparten conocimientos y te hacen descubrir tesoros escondidos.

Algo así nos pasó en buena parte de Laos. Pero empecemos por el principio, por uno de esos sitios que no formaba parte de nuestro plan inicial y que, sin embargo, se convirtió en una meta que alcanzar… 

En las tierras del sur de Laos hay una zona llamada Si Phan Don (que literalmente quiere decir 4000 islas) donde el Mekong se abre, dejando de ser un único río magno y derramando sus aguas entre campos y pueblos. Ya no hay un solo río, sino una mezcla de corrientes, riachuelos, avenidas anegadas… dejando un paisaje salpicado de miles de islas, pocas de ellas habitadas, cientos de otras como simples islotes que aparecen y desaparecen con la crecida del río.

sunset in 4000 islandLas islas más comunes que visitar son tres: Don Khon, Don Det y Don Khong. Muchos viajeros, como nosotros, deciden hacer un alto en el camino entre Camboya y Laos. Y entonces, descubren este lugar que parece haber quedado suspendido en el tiempo, se relajan unos días y los dedican, básicamente, a la contemplación. Porque ésta es la actividad estrella de las cuatro mil islas: tumbarse en una hamaca frente al río y contemplar de las mejores puestas de sol del sudeste asiático. Tan sencillo y mágico como esto.

En nuestro caso escogimos Don Khon porque parecía ser la isla más tranquila, a la par de ser donde había más cosas que ver y hacer: cascadas, caminatas, playas de río y los raíles de un antiguo ferrocarril. Contrastando con otros viajeros, supimos que Don Det es popular por tener más oferta de alojamiento, más gente joven y algo de vida nocturna. También es conocido entre los mochileros más jóvenes que Don Det es el lugar donde fumar algo más que cigarrillos.

Lo más genuino fue encontrar una tierra casi virgen, donde las comodidades quedan relegadas a otros lugares lejanos, donde las telarañas conviven como parte de la decoración, donde la electricidad funciona de vez en cuando, donde los campos y las cascadas te rodean y donde ya no encontrarás asfalto ni coches por ningún lugar. La gente local vive del cultivo de arroz y la caña de azúcar. Los niños pequeños visten ropas grandes y antiguas, juegan unos con otros, se fabrican sus propios juguetes con botellas de plástico y cordeles que encuentran en la calle. Sonríen, juegan y la barrera lingüística no existe para ellos. Son niños que viven ajenos a la tecnología de móviles, televisiones, ipads… son simplemente niños. 

Los pocos restaurantes y colmados que hay cierran temprano. Entre las 8 y las 9 de la noche la isla se sumerge en la negra noche y la vida duerme hasta el día siguiente, cuando con los primeros rayos de sol los campesinos salen a faenar. Así que la actividad empieza pronto y, lo mejor que uno puede hacer para recorrer la isla es alquilar una bicicleta. Por unos 10.000 kips (poco más de 1 euro) la puedes utilizar durante todo el día.

locomotora 4000 islandEs fácil visitar la isla en unas horas, haciendo altos en el camino para disfrutar de los mayores atractivos, como la playa de río, desde donde se puede divisar cómo el Mekong serpentea entre islas. Otra ruta que tomar son los 5 kilómetros de vías del antiguo ferrocarril que dejaron los franceses. Esta red conectaba unas islas con otras y fue el primer ferrocarril de Laos. Hoy día está en desuso pero es interesante seguir el camino, observando a lado y lado los cultivos de arroz, de coco, la caña de azúcar, la pesca… hasta llegar a la locomotora de tren que aún mantienen intacta y donde se puede leer su historia en unos paneles informativos. Justo al lado hay un mirador donde, de nuevo, se puede divisar el Mekong fluyendo entre islotes e incluso llegar a ver delfines Irradawi.

waterfall 4000 islandSi uno se anima puede contratar una excursión a las Cataratas Somphamit (también conocidas como Li Phi) por 30.000 kip (unos 4 euros) y caminar bordeando el río mientras se admiran los remolinos que el agua brava dibuja convirtiéndose en una especie de rápidos, más impresionantes cuan más alto es el caudal del río. Hacia la parte noroeste de la isla se encuentran más cascadas, no tan impresionantes aunque sí gratuitas, con decenas de puentes tradicionales que cruzar.

Información práctica

Llegar o salir de las 4000 islas requiere un largo viaje, tanto si vienes desde el norte de Laos o como si estás cruzando la frontera desde Camboya. En ambos sentidos deberás pasar unas horas de autobús o furgoneta hasta el pueblo de Ban Nakasong, donde hay tenderetes, bares destartalados, un cajero (ATM) y algunos lugares donde cambiar dinero. Allí hay que acercarse hasta el embarcadero de Nakasong y tomar una barca hacia alguna de las islas, normalmente Don Det o Don Khon, que se demora unos 20 minutos. Para salir hay que realizar el mismo trayecto a la inversa. Puedes acordar con el dueño de tu alojamiento o con alguno de los comercios de la isla que te lleven de regreso en bote a Nakasong, para una vez allí tomar un autobús hacia tu próximo destino, normalmente Pakse (en dirección norte) o Camboya (hacia el sur, contando el trámite de cruzar la frontera).

hammock in 4000 islandEn cuanto al tema del alojamiento, es escaso el que uno encuentra en internet. Eso nos hizo pensar de antemano que las opciones eran mínimas. Sin embargo, al llegar nos dimos cuenta de que, “in situ”, había más oferta entre la que escoger, más económica y sencilla de encontrar, pues muchos alojamientos están a pocos metros uno de otro. Basta con caminar por una de las calles principales e ir preguntando. En cuestión de 5 minutos los has visto prácticamente todos. Muchos de los hostales que uno encuentra son bungalows con habitaciones sencillas, unas frente al río, con porche y hamaca, y otras en segunda línea sin vistas. De lo que pudimos investigar antes de escoger uno, los precios son muy similares:

  • habitaciones dobles, con baño, aire acondicionado y vistas al río (con hamaca) suelen costar 100.000 kips (unos 12 euros para dos personas).
  • Sin vistas y/o sin aire acondicionado suelen rondar los 50.000 kips (unos 6 euros para dos personas).

Nuestro consejo es no reservar de antemano, simplemente llegar y escoger allí. Hay más alojamientos de los que encontrarás por internet, verás cómo son realmente e incluso puedes regatear un poco el precio.

La comida en las 4000 islas es escasa y poco variada. Don Khon no dispone de más de 10 restaurantes, todos con una pinta y una carta muy similar. Los platos estrella suelen ser noodles o arroz salteado con pollo, o bien curry con vegetales y pollo. A nuestro parecer, esta zona de Laos no brilla por su cocina. De hecho, pasamos un poco de hambre. 

Por otro lado hay que contar con llevar linterna o frontal, pues la electricidad es escasa, y puede que incluso no funcione en algunas zonas de la isla. Otro básico es el repelente de mosquitos, al ser una zona rodeada de ríos, riachuelos, campos de arroz… las picadas son frecuentes, sobretodo al amanecer y al anochecer. También se debe contar con que no hay cajeros, por lo que es importante llevar dinero antes de viajar a las islas, preferiblemente la moneda del país (kips), ya que hay muy poca opción donde cambiar dólares y las comisiones son muy altas. 

Por último, y para nosotros fundamental, es llegar con la mente abierta y muchas ganas de relajarse y hacer poco, estar dispuesto a balancearse en una hamaca, compartir experiencias con otros viajeros, tomarse una cerveza Lao, leer un libro, hablar con los lugareños y jugar con los niños. La sensación de paz y tranquilidad nos atrapó cuando descubrimos y aceptamos que las 4000 islas son tan mágicas que te ofrecen aquello que ves, sin más, sin menos, sin ser juzgadas y sin expectativas altas. Es solo dejar fluir y aceptar que, igual que el Mekong se ha desparramado sobre las tierras creando 4000 islas, ahora es tu cuerpo y mente quien deben dejarse ir.

Por si quieres seguir leyendo:
Bolaven Plateau Existe un lugar en el mundo donde aun puedes recorrer kilómetros y kilómetros sin cruzarte a otros viajeros, atravesar bosques, subir montañas, descub...
Between Cambodia and Laos Caminamos entre los templos y las raíces de Angkor, pedaleamos bajo el sol abrasador de Siem Reap, divisamos delfines de río en Kratie, nos bañamos en...
Vientiane Diez horas de traqueteo nos trasladaron desde Pakse hasta Vientiane. Un largo recorrido en el que dormimos, como pudimos, en las literas dobles de un ...

2 Comments

  • Reply Helena. 6 septiembre, 2016 at 14:34

    Ya encontrábamos a faltar vuestros comentarios, aventuras, información…….
    Muy bien explicado: ameno, conciso y muy practico ! Felicidades a los dos artistas!!!

  • Reply Ana 6 septiembre, 2016 at 15:25

    Me encantan vuestros escritos y fotografias y el mundo con vuestros ojos…mucho.

  • Leave a Reply