Negombo

Aterrizamos de madrugada en la capital de Sri Lanka: Colombo. Sin embargo, no nos quedamos en la gran urbe ya que hay otra población que queda más cerca: Negombo.

El taxi desde el aeropuerto a Negombo nos cuesta 1200 rupias (7,5€ al cambio). En un inicio nos piden 2000, pero conseguimos regatearlo y acordar un precio que nos parece razonable. Tras un trayecto de unos 20 minutos, llegamos al hotel Summer Wave Resort; una casita con cuatro habitaciones, humilde pero muy limpia y bien ubicada cerca de la playa. No llevamos reserva para la primera noche (desde Barcelona nos pareció una gran idea no reservar puesto que íbamos a llegar de madrugada y si hacía falta -pensamos ilusos-, no dormiríamos). Suerte que nos dejan descansar en el sofá de la entrada, porque nos pasamos las siguientes 12 horas durmiendo de lo lindo.

fish market NegomboSalimos a descubrir la ciudad y nuestra primera experiencia es sobre ruedas. El chico del alojamiento donde estamos nos lleva en su moto -sí, somos tres bien arrimaditos-. El aire del Océano Índico nos envuelve y la humedad de los 34 grados que caen nos baña en sudor. No tardamos en quemarnos la piel de camino al Fish Market, pero todo vale porque muchas de las personas con quienes nos cruzamos nos sonríen y nos saludan. Nos encanta, estamos entusiasmados con que la gente sea tan agradable y nos preguntamos si en todo el país será así.

En nuestro primer paseo por la playa descubrimos carritos donde venden frituras y autocares escolares que prácticamente llegan hasta la orilla. Decenas de jóvenes saltan, corren, ríen y bailan al son de tambores. Nos acercamos curiosos a observar su alegría e intentar tomar una fotografía. Entre sonrisa y sonrisa nos acercamos tanto que cuando nos queremos dar cuenta, estamos bailando con ellos. Es divertido ver cómo no solo nosotros tenemos interés en guardar un recuerdo del momento, pues de repente vemos varios móviles que nos apuntan queriendo dejar constancia de que alguien diferente a ellos ha estado devolviéndoles las sonrisas.

Negombo nos da los dos días que necesitamos para aterrizar y empezar a aclimatarnos. Nos da calor en pleno febrero, playa y sol, nos da chiringuitos en plena arena donde tomar una cerveza, nos da la imagen de ver cómo vive la gente de mar -arreglando redes constantemente y secando pescado a la orilla del mar-. Negombo nos deja las primeras buenas vibraciones de que este país nos va a dar mucho.

Por si quieres seguir leyendo:
De Kandy a Ella en el Tren del té La lluvia persiste, y nosotros también. Con nuestras mochilas al hombro cogemos el siguiente autobús de Dambulla a Kandy, lo que nos toma dos horas. ...
Habarana, Sigiriya y Dambulla Nuestro siguiente autobús nos lleva de Polonnaruwa al pequeño pueblo de Habarana en una hora. Algo que vamos descubriendo es que las carreteras solo t...
Galle y Hikkaduwa Un lugar para perderse, enamorarse, inspirarse… un lugar donde parece que el tiempo se ha parado, y solo el vaivén del mar al otro lado de las altas m...

8 Comments

  • Reply Anna Orts 17 febrero, 2016 at 08:33

    Queremos más!!! Nunca me había planteado ir a sri lanka…hasta hoy!! Keep telling!! 😘

    • Reply admin 19 febrero, 2016 at 16:52

      Que bé Anna que t’agradi!!moltes gràcies per seguir-nos, ens fa molta il.lusió!!una abraçada

  • Reply Georgina 17 febrero, 2016 at 22:25

    Uauuu ganas de estar en vuestro lugar!!

    • Reply admin 19 febrero, 2016 at 16:52

      Geor!!!estas con nosotros…te llevamos en nuestra mochila!!!😘😘😘

  • Reply Ana 17 febrero, 2016 at 22:41

    Que bonitas las fotografias! esto crea adicción, seguir explicando cosas guapos!

    • Reply admin 19 febrero, 2016 at 16:53

      Gracias Ana!!!no pararemos de enseñarte allá donde vayamos!!!

  • Reply Alex 3 marzo, 2016 at 18:28

    ¡Id a donde los Elefantes! ¡Es super chulo!

    • Reply darlavueltaalmundo 26 abril, 2016 at 11:04

      No pudimos ir a lo de los elefantes Alex…lo dejamos para Camboya y Laos 😊😊😊

    Leave a Reply