Sri Lanka para mochileros

Ya hace un mes que dejamos atrás Sri Lanka. Y hoy queremos recuperar y compartir con vosotros algunas ideas, curiosidades, anécdotas, consejos… de las cosas que consideramos importantes o interesantes durante nuestro recorrido por Sri Lanka durante 23 días.

A tener en cuenta que nuestra vuelta al mundo es con mochila al hombro y un dinero limitado, lo que conlleva un estilo de viaje en el que nos alojamos en casas de huéspedes, hostels u hoteles de presupuesto bajo; en el que viajamos en transporte público y solemos comer en la calle o bien en restaurantes sencillos. Pensamos y valoramos mucho en qué invertimos nuestro tiempo y dinero, y así vamos moldeando y a su vez descubriendo qué necesidades tenemos, qué valores traíamos y cuáles vamos adquiriendo. 

Algunas recomendaciones:

Del aeropuerto a Negombo

La llegada a Sri Lanka suele hacerse por el aeropuerto internacional de Colombo. Sin embargo, este se haya más cerca de la ciudad de Negombo que de Colombo. Por lo que puede ser más conveniente ir del aeropuerto a Negombo y alojarse en este pueblo de playa. Además de evitar la capital del país que, a nosotros personalmente, nos pareció muy poco atractiva.

Templos

En los templos que visitamos debíamos entrar descalzos y con las piernas y hombros tapados. Esto suele ser muy común alrededor de Asia. Así que si planeas visitar alguno de ellos, aunque haga un calor abrasador, no olvides cubrirte las extremidades, ni que sea con un fular o un pareo.

Visitas

Recomendamos que si vais a visitar Sigiriya, Dambulla, Polonnaruwa o alguna otra ciudad histórica o punto turístico, lo hagáis a primera hora de la mañana. Por un lado, evitaréis el gentío, por otro, el calor. Por último, si tenéis suerte y el día está claro, podréis ver el amanecer desde alguno de los puntos más elevados.

Cuándo ir

Sri Lanka es un buen destino para viajar todo el año, ya que la temperatura es agradable durante todos los meses. Solo tenéis que saber qué costa es la más adecuada:

  • En la costa sur: de octubre a febrero
  • En la costa este: de junio a septiembre

Alojamientos

Alojarse a las afueras de las ciudades o pueblos es más económico y consigues lugares mejores en relación calidad-precio. Eso sí, al estar alejado, normalmente necesitas un transporte que te lleve hasta allí. Si viajas en autobús, deberás apearte en la estación de autobuses del pueblo/ciudad, y luego deberás coger un tuk tuk, o bien caminar. Nosotros nos hemos alojado mayoritariamente en casas de huéspedes (guesthouse) porque es lo que encontramos mejor en relación calidad-precio. Una habitación doble con baño incluido nos salía entre 3000 y 4000 rupias por noche (entre 18 y 24 euros los dos), en algunas casas con el desayuno incluido. 

Comida

Rice and curry en Sri LankaPara nosotros la comida local fue todo un descubrimiento. En las casas de huéspedes donde nos alojamos, descubrimos el famoso Rice & Curry. Se trata de una bandeja de arroz blanco enorme que sirven en el centro, y acompañando van pequeños platos de varios tipos de vegetales, legumbres y algo de carne (suele ser pollo) al curry. Se mezcla todo y se suele comer con la mano. Otro de los platos que nos entusiasmó fue el rotti. Se trata de una pasta (tipo crepe) que suele ir rellena de vegetales, carne, queso, frutas o chocolate… Está realmente delicioso y es de lo más económico que hay (entre 1,5€ y 3€). El kottu rotti es otro de los platos por excelencia. Se trata del rotti pero desmenuzado; tanto, que al principio no sabes si comes pasta, solo pollo con vegetales o qué es tal delicia. Para desayunar nos aficionamos a los hoppers, una masa fina de leche de coco y harina que fríen y moldean en forma de cuenco. Dentro se le puede poner frutas o huevo.

Además, se puede encontrar otros tipos de comida, desde lo más sencillo: arroz o noodles con vegetales o pollo, hasta pescado a la brasa (sobretodo en la costa), pollo o ternera cocinado de muchas formas diferentes, tortillas… y todo acompañado de una porción de arroz y ensalada tropical (casi siempre con piña).

A tener en cuenta que la comida en Sri Lanka pica. Sí, toda. Hasta la ensalada es picante. Y no vale con decir “no spicy, please” (no picante, por favor), porque sigue picando.

Cargos adicionales

En Sri Lanka suelen cobrar siempre un impuesto del 10%, que normalmente no está incluido en el precio de las cartas en restaurantes y bares. En los hostales, guesthouse, hoteles… también os pueden cobrar un 11% de impuestos que no estaban incluidos a priori. Revisadlo bien.

Café expresso y otras debilidades que hemos tenido

Resaltamos la palabra “expresso” porque el café de Sri Lanka nada tiene que ver a un café de cafetera de bar. Se trata más bien de café de puchero y aguadillo. Para quien no le guste el café, esto no tendrá más relevancia. Pero para los adictos a la cafeína como nosotros, será útil saber que conseguir un buen café en Sri Lanka es toda una aventura y, además, cara.

Otra debilidad ha sido tomar alguna cervecita a media tarde o después de cenar, acompañando el calor que hacía y las fantásticas playas que encontramos. Pero ¡ai, el alcohol!, o al menos la cerveza y el vino -que es lo que nosotros tomamos-, son bastante caros en este país. Hay que tener en cuenta que no se puede comprar alcohol en cualquier lugar. Es decir, en los supermercados o colmados no venden ninguna bebida con alcohol. Hay que ir a unas tiendas especiales donde venden cerveza y vino. O si no, ir a los bares y restaurantes donde lo sirven.

Y una curiosidad para quienes toman coca-cola light. El precio es el triple que el de una coca-cola normal, ya sea en un supermercado o en un bar/restaurante. 

  • Precio medio de la cerveza nacional (Lion): 350-500 rupias (de 2,5 a 4 euros)
  • Precio medio del café expresso: 300-400 rupias (entre 2 y 3 euros)
  • Precio medio de una taza de té: 50 rupias (alrededor de 0,30 euros)

Transporte

Los diferentes transportes que pudimos encontrar en Sri Lanka

tabla transportes

Y lo mejor de todo…

sonrisas de Sri LankaLas sonrisas. Nos llevamos la mochila cargada de sonrisas, de amabilidad, de ayuda, de buenos corazones, de hacernos sentir personas y no “dinero andante”, de desinterés. Nos llevamos con nosotros un país que se deshace por ayudar al forastero, no de malmirar al turista.

Por si quieres seguir leyendo:
Las playas del sur de Sri Lanka: Unawatuna, Miriss... Después de nuestra odisea para llegar, y salir, del Adam’s Peak, decidimos que la mejor recompensa para descansar nos la daría las playas del sur de S...
De Kandy a Ella en el Tren del té La lluvia persiste, y nosotros también. Con nuestras mochilas al hombro cogemos el siguiente autobús de Dambulla a Kandy, lo que nos toma dos horas. ...
Galle y Hikkaduwa Un lugar para perderse, enamorarse, inspirarse… un lugar donde parece que el tiempo se ha parado, y solo el vaivén del mar al otro lado de las altas m...

3 Comments

  • Reply Ana 2 abril, 2016 at 16:44

    Precioso el escrito me ha gustado mucho.
    Pienso mucho en vosotros.
    yaya Mari

  • Reply Ana 2 abril, 2016 at 16:56

    Chicos, nuevamente os doy las gracias por compartir con nosotras vuestras vivencias
    y explicarnos todo eso que difícilmente viviremos sino es a través vuestro. Se puede
    llegar a sentir a saborear y a soñar con vuestros escritos. Os queremos mucho.

  • Reply Tio Carlos 8 septiembre, 2016 at 14:14

    Hoy he dedicado toda la mañana a iniciarme en vuestro blog. Por Helena supimos de él; hasta ahora seguia vuestro viaje por whsp. Y me ha fascinado. He seguido el histórico desde el principio “motivación del viaje” hasta “Sri Lanka para mochileros”. Y lo he seguido en paralelo sobre google maps y wikipaedia. Me faltan los olores, los sonidos y el sudor, que por otra parte recuerdo de mis viajes de trabajo (cuando éste me dejaba deambular por donde estuviera en cada momento -esto muy poco frecuente, por cierto). Me lo he pasado muy bien con vuestro viaje. Esta tarde continuaré… ¡apasionante!

  • Leave a Reply