Te admiro Nueva Zelanda

Forgotten World HighwayAl poco rato de aterrizar en Nueva Zelanda, lo primero en lo que te fijas es en la naturaleza: todo es una inmensa e interminable alfombra verde, como si se tratase de un decorado de una película.

Nueva Zelanda tiene un amor por la naturaleza como no lo he visto en ningún otro lugar del planeta. Aquí las carreteras son de un carril, sin barreras de protección a los lados, aquí no hay grandes hoteles, no hay Wi-Fi en cada esquina. En Nueva Zelanda las cosas son diferentes al resto del mundo.

Admiro este país por su estrategia con el turismo: prima la calidad a la cantidad, tienen la convicción de que el turismo solo puede ser sostenible y hacen todo lo posible por preservar su autenticidad y encanto.

Cuando hablas con un kiwi (así se les llama de manera cariñosa a los neozelandeses) te transmiten respeto y admiración por sus políticos: aquí no existe la corrupción (es el cuarto país del mundo con el índice de corrupción más bajo). No se concibe, por ejemplo, que un político se deje sobornar por una empresa constructora para hacer una carretera, un aeropuerto o un hotel.

En Nueva Zelanda ser patriota no significa exhibir la bandera en el balcón de tu casa.

parlamento de nueva zelandaVisitada por Thomas Cook en 1769 y con apenas 160 años de historia democrática, a Nueva Zelanda no le ha temblado el pulso en ir modificando y adaptando su joven pero fuerte democracia. Un claro ejemplo fue cuando en 1992 se celebró un referéndum para cambiar el sistema de votación que tenían: desde entonces cada persona tiene dos votos, uno para elegir a uno de los 65 políticos que se sentarán en la cámara y el otro para escoger a un partido político. Hoy en día Nueva Zelanda es considerado uno de los países más libres, admirados y con mayores derechos civiles del mundo.

Admiro a estas islas por como cuidan a sus animales. Si yo fuera una vaca, un cerdo o un pollo, daría lo que fuese por vivir aquí. Campan a sus anchas en inmensas praderas verdes, pastan de manera natural, beben del agua transparente de los ríos y descansan a la sombra de árboles milenarios.

figura maoríLes admiro por disponer de uno de los sistemas educativos más avanzados del mundo: el 96% de los alumnos van a una escuela pública (de boca de varios autóctonos hemos escuchado que la mejor escuela es la que está más cerca de casa, porque todas son de calidad). Cada año que pasa invierten más dinero en mejorar la educación, actualmente más del 7% del PIB se destina a esta partida.

Me fascina especialmente que fomenten, preserven y admiren la cultura y la lengua maorí. Según ellos, un país y sus ciudadanos con dos lenguas es mucho mejor que un país con una.

Por extraño que parezca, hay culturas, lenguas, países, políticos y ciudadanos que el dinero no puede comprar y uno de ellos, desde mi humilde opinión, es Nueva Zelanda.

Por si quieres seguir leyendo:
Malasia para mochileros A principios de marzo aterrizábamos en Malasia, y a la vista teníamos 5 semanas enteras para recorrer el país. Hoy compartimos con vosotros algunos co...
Vientiane Diez horas de traqueteo nos trasladaron desde Pakse hasta Vientiane. Un largo recorrido en el que dormimos, como pudimos, en las literas dobles de un ...
Bolaven Plateau Existe un lugar en el mundo donde aun puedes recorrer kilómetros y kilómetros sin cruzarte a otros viajeros, atravesar bosques, subir montañas, descub...

4 Comments

  • Reply Helena 30 octubre, 2016 at 20:08

    Admiro lo bien que describís los paises que visitáis, leyendo vuestros artículos nos trasladáis a estos lugares lejanos…..!!!

  • Reply Jorge Welsch 31 octubre, 2016 at 17:29

    Me encanta el articulo. Ojala nos pareciéramos mas a ellos.

  • Reply Cecilia 16 noviembre, 2016 at 00:08

    Lamentablemente en Nueva Zelanda, la industria lechera es una de las más importantes del país y la parte del post que dice “Si yo fuera una vaca, un cerdo o un pollo, daría lo que fuese por vivir aquí. Campan a sus anchas en inmensas praderas verdes, pastan de manera natural, beben del agua transparente de los ríos y descansan a la sombra de árboles milenarios” no puede abarcar casi nada de estas dos islas, estuvimos viviendo alli durante los últimos 3 años, metidos en la industria lechera y lo menos que querés ser, es vaca y vivir en este país. El uso desmesurado y maltrato al animal que vimos, es terrible. Ojalá pudiese ser como lo describen ustedes, y que vivieran libremente en pasturas naturales. Los químicos, hormonas, granos que complementan su alimentación, distan de ser naturales. Es mi humilde opinión habiendo vivido de cerca en este país. Ojalá algún día la industria lechera dejara de existir o tratase mejor a los animales que les dan el producto que más comercializan.
    Saludos!

    • Reply darlavueltaalmundo 26 noviembre, 2016 at 00:58

      Buenas tardes Cecilia,
      Primero de todo, le agradecemos mucho que nos haya escrito y dado su opinión al respecto. 3 años en Nueva Zelanda, trabajando en el sector agrario sin duda le da una perspectiva mucho más profunda y experta que la que nosotros hayamos podido comentar, por ese motivo, le damos las gracias.
      Comentarle que todo lo que hemos escrito en este artículo no es más que nuestra humilde y sincera opinión, contrastada antes con las fuentes que hemos ido conociendo durante nuestra estancia en el país, así como de horas de investigación, visitas a organismos oficiales y lecturas.
      Nos encantaría seguir contando con sus comentarios y opiniones.
      Muchas gracias de nuevo.
      Un saludo

    Leave a Reply